Beneficios y limitaciones de las Defensas Psicológicas

Defensas

Las heridas infantiles dominan tu vida adulta y te proteges de ellas con defensas

Aunque no tengas acceso a tus memorias infantiles de experiencias dolorosas, éstas quedan guardadas en tu mente inconsciente, afectando tu vida.

Controlan lo que haces, dices, como piensas, sientes y como te relacionas

Imagínate que te pones unas gafas de sol con cristales verdes, con esas gafas verías el mundo de color verde, allá donde mires.

Si tienes una herida, por ejemplo, de abandono, vivirás y responderás al mundo desde esa herida inconsciente hasta sanarla.

¿Te gustaría seguir viendo la vida toda de un color, dominada por esas gafas o disfrutar de los diferentes colores?

Guardamos las heridas en una cajita bajo llave y evitamos acceder a ellas porque son muy dolorosas.

Podemos pensar que esa herida está sanada porque está en el inconsciente, pero cuando se activa en la edad adulta, vuelve a doler.

Si no trabajas tus heridas y te haces consciente de ellas, seguirás viviendo tu vida desde las heridas, construyendo patrones rígidos para protegerte del dolor que produce la activación de la herida.

Salir de esos patrones genera inseguridad, insatisfacción, miedo a que se vuelva a repetir lo que tanto dolió en el pasado.

En este vídeo te lo explico mejor.

Vivir así, te limita, cuando sanas las heridas empiezas a construir tu vida desde la libertad

Desde tus propios patrones y no desde los de tu familia y los otros, no intentado evitar que se active la herida y escapando.

Empiezas a desarrollar tu propio poder y vivir la vida que tú quieres y eliges.

Es importante cuidar de tu niña interior, maternarla, atenderla para sanarla, no abandonarla.

Cuando hay una herida, el/la adult@ hará lo que sea para que esa herida no se active.

Son mecanismos de defensa que usamos de manera inconsciente para protegernos de nuestras heridas, pensamientos, sentimientos y recuerdos dolorosos.

Si hay una defensa es porque hay algo vulnerable que defender, una herida a la que atender y sanar

Algunos tipos de defensas:

  • Agresiva: se enfada y responde por todo.
  • Empoderada: la super independiente, siempre intenta ser perfecta, para evitar que los otros vean sus fallos.
  • Siendo perfect@: intentando ser perfect@, evito que los demás vean mis “fallos” y así evito que se reactiven ciertas heridas.

Una persona que sufrió bullying en la infancia, de adulta intenta ser perfecta porque si hace algo “mal” se sentirá como cuando sufría bullying, inútil.

  • Procrastinar: evita enfrentarse a la realidad, como piensa que no lo va a hacer perfecto, no lo hace.
  • Adicciones: a sustancias, TV, móvil, compras, trabajo.
  • Aislamiento: si excluyes alguna emoción, nunca te enfadas, nunca estás triste, nunca sientes rabia.
  • Idealización: cuando ves a todo el mundo como maravillosos, te encanta todo de ellos, como cuando te enamoras.
  • Negación: rechazar algo que resulta doloroso. Por ejem, Una niña que sufrió creció con padres ausentes porque trabajaban mucho y de adulta describe a su familia como que era muy normal, solían comer juntos.
  • Humor: utilizar el humor como estrategia para lidiar con conflictos internos. Por ejem, usas chistes sobre una situación estresante.

Las defensas pueden tener beneficios en ciertos contextos

Pueden ser adaptativas en situaciones estresantes o traumáticas, que son muy perturbadoras y difíciles de sostener.

Pueden ayudar a lograr una adaptación gradual de la situación y así afrontarla de forma más efectiva cuando se esté emocionalmente preparad@.

No son soluciones a largo plazo

Aunque tengan beneficios en ciertas circunstancias, si se usan como mecanismos a largo plazo, limitarán mucho tu vida.

Evitando enfrentarnos a la realidad, los problemas se evadirán y no pondremos solución.

La defensa de proyección puede afectar a las relaciones interpersonales. Si proyectamos los problemas en los otros, puede generar conflictos innecesarios y malentendidos.

Reprimir las emociones a largo plazo puede acumular tensión emocional, generar ansiedad, depresión, somatización, que se representa en enfermedades físicas.

De forma momentánea y moderada las defensas pueden aportar alivio emocional, pero si no se trabajan pueden resultar en problemas mayores.

Es importante desarrollar estrategias de afrontamiento más saludables para tu bienestar psicológico.

La terapia psicológica puede ayudar a comprender y abordar las defensas de forma más eficaz.

Leave a coment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *