¿Mentalidad fija o de crecimiento?

pensamientos negativos

Tu mindset o mentalidad fija o de crecimiento

Tu mindset o mentalidad influye en la forma en que das sentido a los problemas y cómo respondes a ellos. Si tienes una mentalidad fija, te resultará difícil cambiar tus ideas, en cambio, si tienes una mentalidad de crecimiento, confíarás en que tus habilidades y personalidad pueden cambiar y mejorar.

¿Sabes qué tipo de mentalidad tienes? Sigue leyendo para conocer qué tipo de mentalidad tienes y eliminar los pensamientos negativos relacionados con la mentalidad fija.

Investigaciones muestran que tener una mentalidad fija se asocia con niveles más altos de depresión y ansiedad, siendo más vulnerable a los problemas de salud mental y se relaciona con una deficiencia en el uso de estrategias de afrontamiento.

Las personas con una mentalidad fija suelen optar por la retirada y evitar desafíos, en lugar de afrontarlos porque no creen que se pueda cambiar, por lo que no lo intentan. Las personas con una mentalidad de crecimiento ven los problemas como una oportunidad para mejorar.  

¿Cómo saber qué tipo de mentalidad tienes?

Presta atención a los pensamientos que tienden a aparecer, si son del estilo:

«No puedes hacer esto»

«No lo intentes, todos pensarán que eres estúpid@»

 «Soy terrible para…»

Reflejan una mentalidad fija, el primer paso para ir cambiando este tipo de mentalidad es hacerte consciente y darte cuenta cuando estos pensamientos negativos aparezcan. Pero no es tan fácil decirlo como llevarlo a la práctica, aquí te doy algunas ideas para comenzar.

Consejos prácticos para cambiar de una mentalidad fija a una mentalidad de crecimiento

1. Presta atención a los signos de una mentalidad fija, cualquier pensamiento o diálogo interno que suene así:

“No puedo hacerlo, no podré”

“Si me equivoco, se reirán de mí”

“Voy a quedar como un tonto”

“Esa persona es mejor que yo. Los odio».

2. Cuando intentes algo y no lo consigas o no te salga tan bien como esperabas o no cumpla tus expectativas, añade esta palabra al final del pensamiento: «¡No puedo hacer esto… TODAVÍA.

El poder que tiene la palabra “todavía” es cambiar el pensamiento de derrota, de no volverlo a intentar a uno de crecimiento, para averiguar cómo hacerlo mejor la próxima vez y por consiguiente habrá más probabilidades de que se vuelva a intentar.

Toma los errores como aprendizajes, no como si fueran algo negativo.

3. Cuando se te presenten dos opciones, una que sea un desafío y otra más segura, elige el desafío para ir practicando poner en práctica habilidades de enfrentamiento y abrirte a posibilidades de aprendizaje y crecimiento.

4. Ante dificultades y problemas, respóndete con compasión y pregúntate: “¿qué puedo aprender de esto?”, «¿qué puedo probar a continuación?»

5. Cuando creas que alguien es mejor que tú, sustituye el sentimiento de celos y envidia por inspiración y orientación.

¿Por qué aparecen los pensamientos negativos de autosabotaje?

Miedo al fracaso, la creencia de que el fracaso dice algo sobre tu valor como persona y si fracasas crees que serás desvalorizado. Aquí es necesario trabajar la relación contigo mism@ y el fracaso.

Miedo al éxito, a que se “te suba a la cabeza” y los demás te rechacen.

Sentirse indign@, pensar que no se merece el éxito o la felicidad, sensación de insuficiencia.

Culpa o vergüenza por obtener algo bueno, incomodidad por un logro o esfuerzo, temor a que crean que eres falso porque tú te consideras falso. Aquí es muy típico procrastinar, así se evita avanzar, el éxito y así evitar estos sentimientos de culpa y vergüenza.

Consecuencias de no trabajar los pensamientos negativos de autosabotaje

Si tus creencias no están en línea con tus acciones, (disonancia cognitiva), es decir, si, por ejemplo, empiezas a tener éxito, aumenta tu estatus, pero sigues manteniendo la creencia de que eres inútil, empezarás a involucrarte en comportamientos que están más en línea con esas creencias de fracaso.

¡Recuerda! Los pensamientos no son hechos, son predicciones, opiniones, ideas y juicios. Están llenos de sesgos que afectan la forma en que percibimos las cosas.

Hay algunos patrones específicos de sesgo de pensamiento que son comunes en patrones de ansiedad, en este post sobre “pensamientos ansiosos” te hablo de ellos.

Leave a coment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *